Back in 1949, a Mexican National by the name of Antonio Padilla made his way to Belize specifically in Orange Walk Town. After some time here, Padilla literally build up shop; a Barber Shop that is. For about 64 years Padilla has been cutting the hair of countless Orange Walkenos and after a 6 decade run Padilla sis calling it quits. Padilla recounted his up and down of his career to Reporter Hipolito Novelo and explained why after so much time he had decided to close shop.

Hipolito Novelo reporting…

Antonio Padilla, Veteran Barber

“Voy a completar 86 años en abril. Será en el día de los locos. 1 de abril. Dicen que si uno nace en ese día entonces usted podría estar loco.” 

This is 85 year old Antonio Padilla, the owner of Padilla’s Barber Shop here in Orange Walk Town. Padilla is originally from Chiapas Mexico but back in 1949 he migrated to Belize. A year after Padilla started his career as a barber seeking to make some extra bucks. Back in those times he says, a dollar was worth a whole lot.

Antonio Padilla, Veteran Barber

“En aquel entonces yo uso para ganar unos 10-15 dólares semanales, pero en aquellos tiempos todo era barato. En la década de 1950 todo era barato, pero luego comenzó a ser caro en la década de 1970.”

At the age of 12 Padilla had to earn his living by working different jobs.

Antonio Padilla, Veteran Barber

“A partir de los 12 años salí de mi casa al trabajo. Empecé a trabajar en el corte de troncos y la construcción de carreteras. A partir de ahí me vino abajo con un freind y él me enseñó a chichlar. Esos fueron los únicos dos puestos de trabajo que existían para las personas que trabajan. He trabajado como cortador de caña. Yo vivía de eso. He trabajado en obras públicas por 17 años y no he tenido ni un centavo por mis servicios. Decido irme y no había nadie que me diga que volver para que yo pueda conseguir algo. Si te despiden entonces usted tiene el derecho de obtener algo, pero nada.”

In those days there were a few barbers in town and their equipments were not as sophisticated as the ones used today. Padilla; however, still relies on his old friends the scissors and the comb, for a perfect haircut.

Antonio Padilla, Veteran Barber

En aquellos tiempos me las arreglo para hacer dinero, porque no había un montón de peluqueros. Sr. Valentine dejó de funcionar sólo Nachito era el único y Novelo Gollo. Eso fue todo de nosotros y como no había una buena cantidad de gente e hicimos nuestro dinero. Había un montón de trabajo en esos momentos. Yo no podía darle una respuesta a la cantidad de gente que he ayudado porque es mucho. Ya no tengo un buen recuerdo.   Había una pequeña máquina y que era todas las máquinas de nuevo a ellos, pero no los eléctricos. Pedro Cuello me trajo una máquina y lo vendió a mí por $ 13. Empecé a practicar y yo fui el primero en ponerlo en marcha y después de que los otros comenzaron también. En aquellos tiempos los hombres jóvenes sólo quería tener el pelo limpio y corto. No me gusta hacer diseños y si te perdiste entonces usted podría hacerles daño. 

And while Padilla might not remember the amount customers that have passed through his barber shop, he does have some good old memories.

Antonio Padilla, Veteran Barber

“Esta Johnito tipo vino y se cortó el pelo conmigo. Una vez que se sentó en el banco y su billetera cayó detrás del banco. Otras personas llegaron y se sentaron y después de que se cortó el pelo me pagó y se fue. Más tarde, él vino y me preguntó si había visto a su billetera y le dije que yo no sé nada de una cartera. Lo encontró detrás del banco. Le dije que si no había encontrado entonces diría que me llevó. Y él dijo que nunca me va a hacer eso.

Edmond Williams, Avid Customer

“I have been cutting my hair since 1981. This man is very nice. He talks to me and gives me jokes. He is a good barber. I come here nearly every month and he is a good man, a nice man.”

But since then the economy has changed and with the increase of barber shops in town Padilla has found the need to close shop.

Antonio Padilla, Veteran Barber

“Hay demasiados peluqueros y ahora ni siquiera puedo ganar 25 dólares al día. A veces no hacer nada. Tengo que estar aquí todos los días excepto el domingo. Estoy buscando a retirarse. Quiero vender este lugar. Voy a vender de todo. Sólo dame $ 5000 o $ 4500 y tomarlo. Quiero retirarme porque mi visión me está fallando. Quiero dar las gracias a todos los que eran amables conmigo.

Padilla’s Barber shop was first located on Baker’s Street and in 1989 it was relocated to San Antonio Road.

CTV3